Cuando se tiene un marco legal favorable, y se cuentan con los medios de defensa técnica idóneos, no hay sistema judicial que puede ignorar los derechos fundamentales de la persona humana
Victor Hugo se sienta en un panel en una mesa y habla por el micrófono mientras un intérprete traduce al lenguaje de señas. Victor usa lentes oscuros.

Victor Hugo habla durante una capacitación de RightsNow en Perú

The Accomplishment 

La navidad del 2017 tiene para Freddy Málaga un significado especial. Después de 10 años, retorna a su ciudad natal (Arequipa, 1200 Km al sur de Lima) para abrazarse con su madre, hermanas, y familiares y celebrar no sólo esta fiesta universal, sino el haber obtenido un pronunciamiento definitivo del Poder Judicial del Perú que, al fin, le hizo justicia tras una dura batalla legal durante 12 años, en la cual sin la Convención de los Derechos de las Personas con Discapacidad y una defensa oportuna, no habría sido posible.

Freddy ingresa a la Marina de Guerra Del Perú en 1992, cuando apenas había cumplido 18 años de edad, lleno de emoción por servir a su patria y así conseguir recursos para su familia en medio de una época muy dura de lucha interna del país contra el terrorismo. Se convierte en enfermero militar.

Freddy cumplía su servicio en un destacamento en la sierra sur del Perú hasta que en noviembre del 2004 en una práctica de rutina, sufre un severo accidente: Sus compañeros de destacamento lo toman por sorpresa y lo lanzan al río. Este, tenía poco caudal y era muy pedregoso. Freddy se golpea la cabeza y la espalda, pierde la conciencia y refiere que despertó semidesnudo en un lugar alejado y estaba sólo; sentía dolor de espalda y cabeza. Tras 4 horas retorna a la base sin recordar exactamente lo que había pasado. Ese día además fue castigado por no retornar con el destacamento.

Tres meses después empezó a sentir diversos malestares, que se agudizan poco a poco hasta las convulsiones; fue evacuado al hospital naval en la ciudad de Lima donde recibe tratamiento por epilepsia desde abril del 2005 y declarado como personal militar en condición de “apto limitado,” por afección contraída fuera del servicio en el año 2007, señalaba la resolución respectiva. Debiendo quedarse asignado en el propio hospital naval para recibir tratamiento médico y cumplir con su servicio militar.

La condición de “apto limitado” según los reglamentos de la Marina se aplica al personal que adquiere alguna afección, pero que le obliga a continuar prestando servicio con restricciones en las actividades que podrían significar riesgo para él o para la seguridad de las personas.

Esa condición implica también no participar de cursos de capacitación puntuables para ascensos, no ser destacados a unidades de su especialidad, no participar de comisiones de servicio en el exterior, no poder trasladarse a trabajar en otra ciudad que no sea el ámbito de Lima y el Callao; una situación que afecta a la persona en su dignidad y derechos fundamentales, sin derecho a elegir.

En mayo del 2017 mientras se desarrollaba en Lima el taller de capacitación del Proyecto RightsNow! con las promotoras y gestoras en plena actividad formativa en la cual participábamos, asistimos a la audiencia ante la suprema corte, y de manera extraordinaria, el Tribunal interrogó a Freddy quien se reafirmó en los hechos y quedó en evidencia su deterioro físico, comunicacional e intelectual. Así quedó la decisión sólo para el voto de los magistrados. Dos meses después se publicó en el sistema informático la decisión final e inapelable reconociendo que la situación de discapacidad en la que se encontraba Freddy se originó a consecuencia del accidente del año 2004 en el Río y que la Marina, en un plazo no mayor a diez días, deberá reconocerle todos sus derechos conforme a ley declarando su pase al retiro pagándole todos los beneficios establecidos a la fecha.

El sistema burocratizado del Poder Judicial, el 4 de diciembre, al cierre de este artículo, oficialmente ha notificado a la Marina de Guerra para que ejecute la decisión; Freddy Málaga esta navidad tendrá una historia con final feliz que contar en la noche buena a su madre y hermanas en el calor del hogar.

Creemos que cuando se tiene un marco legal favorable, y se cuentan con los medios de defensa técnica idóneos, no hay sistema judicial que pueda ignorar la justicia y los postulados fundamentales en que se inspira la defensa de la dignidad de la persona humana y de sus derechos fundamentales.

What Worked 

Con la ilegal declaración de “apto limitado,” se evita el pase a retiro del personal militar por incapacidad para el servicio; situación que sí comprende el goce de remuneración e indemnización por las afecciones adquiridas como consecuencia del servicio. Este precisamente era el reclamo de Freddy Málaga. Marina se lo negó en todo momento, porque es una vieja y mala práctica de la institución castrense, declarar que las afecciones que sufre el personal no son a consecuencia del servicio, a menos que se trate de hechos directos en los que sea irrefutable tal cosa.

Freddy en desacuerdo inicia una larga batalla legal en medio de procesos burocráticos y arbitrarios dentro de la Marina sin respuesta favorable.

Agotados los procedimientos internos sin que se le reconozca su derecho, presenta demanda en el Poder Judicial en enero del año 2009. En primera instancia en octubre del 2013, el Poder Judicial declaró infundada su demanda; decía el juez que no había nexo causal de los hechos narrados con la enfermedad diagnosticada.

Tras el recurso de apelación, los jueces en segunda instancia se pronuncian de idéntica forma en marzo del 2015. Sólo quedaba una posibilidad: el recurso de revisión o casación por la Corte Suprema.

Freddy, motivado por un compañero de armas, acude a la Comisión de Derechos de las Personas con Discapacidad del Colegio de Abogados de Lima. Conocimos su caso y tras estudiarlo reconocimos derechos humanos vulnerados y decidimos continuar la batalla legal pero bajo un enfoque constitucional.

Logramos presentar el recurso impugnatorio sustentado en los errores cometidos en el proceso judicial y administrativo. Invocamos la interpretación bajo el enfoque de los derechos humanos y los derechos de las personas con discapacidad sobre la base de la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad (CDPD) y demás instrumentos del sistema universal y regional de protección de los Derechos Humanos.

Marina sostenía que no hay relación causal entre lo que ocurrió en el Río y el diagnóstico de epilepsia que le habían colocado a Freddy en el hospital naval. Trató de cambiar la historia clínica y pretendía demostrar que el origen de la afección era genético. Luego que no se podía determinar. Incluso con documento errado pretendía que Freddy tenía esa enfermedad antes del año 2004; todo lo que se desvirtuó con una adecuada revisión del historial médico y los reportes negativos de laboratorios extranjeros que descartaron el origen genético de la enfermedad.

Procesalmente se consiguió testimonio de algunos compañeros de destacamento que estuvieron el día de los hechos en el río quienes declararon más o menos uniformemente el suceso.

Nuestro recurso fue admitido y la Corte Suprema aceptó la revisión o casación de la sentencia de segunda instancia.

About the Author 

Victor Hugo Vargas Chá​varri​

Victor Hugo tiene desarrollo profesional en Derecho, educación y afines, en el sector público ​y privado. El Sr. Vargas es un especialista en derecho de personas con discapacidad, Derecho Procesal Constitucional, Derechos de Propiedad Intelectual y del Consumidor; entre otros.

El Sr. Vargas recibió su licencia en Derecho y Ciencias Polí​ticas por la Universidad Nacional Pedro Ruí​z Gallo de Lambayeque en 1993. Además ha estudio en la Pontificia Universidad Cató​lica del Perú​ y la Universidad Enrique Guzmán y Valle.

Ha trabajado como abogado en ejercicio libre de la profesión desde 1994. Él ​fue el consultor nacional del Proyecto RightsNow!, administrado por MIUSA en colaboración con la organización CODIP. Trabajó​ como Presidente de la Comisión Especial sobre Derechos de las Personas con Discapacidad del Ilustre Colegio de Abogados de Lima ​(CEDISCAL) desde 2009 hasta 2017.

Trabajó​ como Fundador y Director de la ONG Sociedad y Discapacidad entre los años ​1996 y 2010. Es el autor de publicaciones en revistas especializadas nacionales y extranjeras.

How did YOU improve disability rights?

Tell us your strategy.

Share Now!