Una breve descripción de cuatro leyes que regulan la no discriminación en vivienda, enlaces a los textos de dos leyes de vivienda, algunas regulaciones importantes promulgadas bajo la ley, y recursos secundarios
Captura de pantalla del sitio web hud.gov: el Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano de los Estados Unidos.

El Departamento de Vivienda y Desarrollo urbano (HUD por sus siglas en inglés) hace cumplir la Ley de Equidad de Vivienda

Existen cuatro leyes fundamentales de no discriminación en vivienda que se aplican para la vivienda accesible. Dos de estas leyes no se aplican en particular al tema de vivienda y se especifican de forma independiente:

 

En su mayor parte, la Ley de Vivienda Justa (FHA por sus siglas en ingles), modificada en 1988, es la principal ley que regula la discriminación en la vivienda para personas con discapacidad (así como discriminación en el acceso a  la vivienda basada en raza, color, religión, sexo, estado civil y origen nacional). El alcance de la FHA incluye el acceso a la vivienda privada, vivienda que recibe asistencia financiera federal, y vivienda gubernamental estatal y local. Es ilegal discriminar, en cualquier aspecto, al vender o alquilar una vivienda, o negar una vivienda a un comprador o arrendatario debido a la discapacidad del mismo, o por la discapacidad de un asociado del comprador o arrendatario, o un individuo que pretende vivir en la residencia. La discriminación también está prohibida en actividades relacionadas con la vivienda como por ejemplo financiación, prácticas de zonificación, nuevos diseños de construcción y publicidad. La Ley de Vivienda Justa requiere que:

  • Los propietarios de vivienda hagan excepciones razonables en sus políticas y operaciones para asegurar que personas con discapacidad puedan tener igualdad de oportunidades para acceder a una vivienda. Por ejemplo, un propietario con una política de “no mascotas” puede estar obligado para que haga una excepción a esta regla y permita que una persona que es ciega tenga su perro guía en la residencia.

Asimismo, los propietarios deberán permitir a los inquilinos con discapacidad hacer modificaciones racionales de acceso relacionadas con su espacio privado de vivienda, así como espacios de uso común como la lavandería y el cuarto de correo. El propietario está obligado a permitir al inquilino con discapacidad hacer estas modificaciones. Sin embargo, el propietario no está obligado a pagar por dichas modificaciones.

  • Las nuevas viviendas multifamiliares con cuatro o más unidades deben ser diseñadas y construidas para permitir el acceso a personas con discapacidad. Esto incluye áreas de uso común, puertas que sean lo suficientemente amplias para el ingreso de sillas de ruedas, cocinas y baños que le permitan a una persona en silla de ruedas a hacer uso de tales instalaciones, y otras características adaptables dentro de las unidades de vivienda.

El HUD es el agencia federal autorizada a hacer regulaciones y obligar el cumplimiento de la Ley de Vivienda Justa. Aquellas personas que hayan sido discriminadas pueden presentar un reclamo ante el HUD. La Ley de Vivienda Justa también otorga el derecho a que una persona presente una demanda. 

La ley de Barreras Arquitectónicas (ABA por sus siglas en inglés) es una ley de discapacidad mas antigua. Esta ley obliga que los edificios que sean diseñados, construidos o modificados con fondos federales, o alquilados por una agencia federal, cumplan con los estándares federales de accesibilidad física. Los estándares arquitectónicos ABA tienen limitaciones en sus aplicaciones a edificios nuevos y modificados e instalaciones recién arrendadas. La ley no regula actividades actuales en esos edificios o instalaciones y no requiere que sean accesibles a personas con discapacidad (¿?). El servicio postal estadounidense está cubierto por el ABA.  

Lo Logrado 

Lo que funcionó 

Sobre el Autor