Esta página ofrece traducciones de la CDPD a armenio, inglés, español, swahili y vietnamita, así como a algunos formatos alternativos como texto simple, audio, y lenguaje de señas internacional.
Una línea de aproximadamente diez banderas en altas astas vuelan al viento frente a un edificio.

Banderas del la ONU

El desarrollo y la entrada en vigor de la primera ley internacional vinculante de derechos de personas con discapacidad representa un momento clave para personas con discapacidad alrededor del mundo. Si bien la breve descripción de hechos de la página web de la Organización de Naciones Unidas (ONU) se centra en el rol de la ONU, primero queremos reconocer las batallas fundamentales por sus derechos que durante décadas han librado personas con discapacidad y sus aliados. Estas son las batallas de la comunidad que sentaron las bases para que la CDPD sea hoy una realidad a escala mundial.

La Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad y su Protocolo Opcional (A/RES/61/106) fueron emitidos el 13 de diciembre de 2006 en las oficinas centrales de la Organización de Naciones Unidas en Nueva York y estuvieron listos para ser firmados el 30 de marzo de 2007. Se registraron 82 firmantes para la Convención, 44 firmantes para el Protocolo Original, y una ratificación de la Convención. Este es el número más alto de firmantes en la historia para una Convención de la ONU para su día inaugural. Es el primer tratado extenso en derechos humanos del siglo XXI y es la primera convención de derechos humanos abierta para su firma a organizaciones de integración regional. La Convención entro en vigor el 3 de mayo de 2008.

La Convención viene como resultado de décadas de trabajo de la Organización de Naciones Unidas para cambiar actitudes y enfoques hacia personas con discapacidades. Eleva el movimiento a un nuevo plano, de ver a las personas con discapacidad como "objetos" de caridad, tratamiento médico y protección social, a verlos como "sujetos" de derechos con capacidad para reivindicar dichos derechos y para tomar sus propias decisiones con base en su libre e informado consentimiento y como miembros activos de la sociedad.

El propósito de la Convención es funcionar como un instrumento de derechos humanos con una dimensión explícita de desarrollo social. Adopta una categorización amplia de personas con discapacidad y reafirma que todas las personas con cualquier tipo de discapacidad deben poder disfrutar de todos los derechos humanos y de todas las libertades fundamentales. Clarifica y califica de qué forma todas las categorías de derechos aplican a personas con discapacidad e identifica áreas en las que se necesitan hacer adaptaciones para que las personas con discapacidades puedan ejercitar de forma efectiva sus derechos, áreas en las que sus derechos han sido incumplidos, y áreas en dónde la protección de derechos debe ser reforzada.

La Convención es el fruto de ocho sesiones de una Comisión Especial de la Asamblea General realizadas de 2002 a 2006, convirtiéndose así en el tratado en derechos humanos más rápido en ser negociado .