El enfoque multifacético de un defensor para obtener libros accesibles para niños y adultos con discapacidad en Perú.
Una mujer se sienta en un escritorio frente a una máquina de lupa de texto. Ella pone un libro abierto boca arriba en la máquina, que refleja el texto en un monitor en letra grande. Ella es capaz de leer el texto grande en la pantalla del monitor.

Elizabeth Francisca Campos Sánchez de Perú usa una lupa para leer un libro impreso

Lo Logrado 

En el Perú los libros de formatos accesibles son tan escasos que muchas personas ciegas deben transcribir sus propios libros en sistema braille con el uso de una regleta y un punzón. Si este fuera el caso de una niña de diez años creo que diríamos porqué ella debe hacer esta tarea tan desgastante para una pequeña. A su edad, ella debería poder disfrutar de su tiempo libre. Teniendo en cuenta que el Estado Peruano designa recursos para que los niños que estudian en escuelas públicas reciban  los textos escolares, la niña de nuestro ejemplo es peruana como los otros niños y tiene derecho a leer como los otros niños. Asimismo consideré el ejemplo de un adulto mayor que debido a su avanzada edad ya no puede ver. Él confiesa que toda su vida ha vivido enamorado de las novelas de Isabel Allende. Todo lo que quiere es volver a leer sus libros. Este es un anciano que trabajó y pagó sus impuestos como cualquier peruano pero él no tiene acceso a estos libros.

Estos casos no deberían suceder en el siglo XXI en el cual la tecnología ha favorecido a las personas ciegas con equipos como las impresoras braille o máquinas lectoras de texto y otros dispositivos. El acceso a la información es fundamental:  Nosotros dependemos de estas herramientas para llevar una vida independiente, para que los niños ciegos puedan leer igual que los otros niños, y los adultos mayores sigan disfrutando de la cultura como cualquier otro ciudadano.

Esto me hace pensar por que en el Perú no tenemos este tipo de servicios. Me doy cuenta de que, con frecuencia, no es necesariamente una falta de recursos sino una falta de voluntad política. Lo que falta es que veamos las necesidades de todos y las tomemos como nuestras. La accesibilidad a la discapacidad debe ser vista, no como algo alejado de nuestra experiencia, sino como un recordatorio de nuestro compromiso social de que todos los servicios son realmente para todos.

Creo que yo como persona con discapacidad debo ser parte de la solución porque somos quienes vivimos la falta de accesibilidad.  Así, a través de la investigación en internet y una reciente visita a los Estados Unidos, busqué aprender sobre nuevas tecnologías y la manera que las personas ciegas reciben libros en formatos accesibles en otros países. Mientras estuve en Washington, D.C., EEUU para una conferencia, visité una biblioteca pública donde tienen un centro de accesibilidad y siete de sus diez empleados tienen discapacidad. En este centro se enseña a los usuarios a utilizar diferentes formatos de lectura. Esto es muy importante para mí porque la persona con discapacidad debe conocer diferentes formatos y ser él quien elija cual formato utilizar. Por ejemplo, si leo una novela prefiero audio o digital pero para texto corto prefiero braille.

En mi país, hemos hecho avances recientes en esta área. Ahora tenemos una biblioteca que ofrece libros en formatos accesibles. Nuestro nuevo plan nacional de alfabetización tiene en cuenta las necesidades de los niños ciegos o de baja visión. Nuestro gobierno se comprometió a aumentar el acceso a los libros en formatos alternativos  mediante la ratificación del Tratado de Marrakech.

Lo que funcionó 

La Creación de un Lugar Donde Todos Puedan Leer

En la biblioteca Ricardo Palma del distrito de Miraflores en Perú, se elaboró un proyecto para proveer todo para hacer de esta biblioteca un lugar amigable para todos, un lugar accesible para todos. La biblioteca es un lugar donde disfrutar de la lectura de un libro es posible para todos tengan o no una discapacidad que les impide ver. Esto fue posible gracias a la disponibilidad de:

  • Máquinas de lectura que reconocen el texto impreso con una cámara y lo reproducen en audio
  • Circuito cerrado de televisión “CCTV” que permite a las personas con baja visión leer el texto en letras grandes
  • Computadoras con pantallas de DVD para permitir a la gente a acceder a la lectura en formatos digitales
  • Colecciones de libros impresos, audiolibros, libros digitales y libros en Braille
  • Servicios de lectura asistida para personas que no utilizan tecnología
  • Amplios salones para personas con silla de ruedas

No se puede negar que las personas responsables de una biblioteca no necesariamente estén informadas de las nuevas tecnologías que permiten a una persona ciega o de baja visión acceder a los materiales que almacenan en sus instalaciones o sitios web. Cuando la biblioteca comenzó los servicios accesibles, me acerqué a ellos como una persona con discapacidad visual que conoce las tecnologías para que juntos pudiéramos planificar los servicios para ofrecer. Juntos decidimos que los servicios debían ser sencillos, como ofrecer audiolibros y lupas, ya que sabíamos que el 50% de la población local con discapacidad tenía más de 65 años de edad según los últimos resultados de encuestas de hogares.

Si los municipios no cuentan con recursos para invertir en cultura, consideren acceder al Presupuesto Participativo (fondo que da el ministerio de Economía y Finanzas para ser usado por juntas vecinales). Usted puede hacer un impacto con las juntas vecinales para que aprueben esta clase de proyecto y sea presentado al ministerio de Economía y Finanzas.

Incorporación del Acceso a las Iniciativas Nacionales

Perú tiene en cuenta las necesidades de acceso de los discapacitados visuales para su Plan de Lectura 2016-2021. Me invitaron a unirme a la iniciativa para ayudar a asegurar que las acciones del Plan de Lectura sean accesibles para las personas con discapacidad visual. Estamos elaborando nuestro primer libro táctil de animales peruanos y difundiendo el sistema braille en los colegios del distrito que tiene niños con discapacidad visual entre sus alumnos.

Aprovechamiento de los Tratados Internacionales

En Perú, para la ratificación del Tratado de Marrakech, fuimos un grupo de personas ciegas que nos pusimos una meta: Lograr que Perú sea parte de este importante acuerdo internacional para que quienes como nosotros viven con limitación visual, puedan mejorar el acceso a los libros en formatos accesibles. Para realizar esto tuvimos que visitar oficinas como la de Cancillería, el Instituto Nacional De Defensa De La Competencia De La Propiedad Intelectual, el Ministerio de Economía y Finanzas, y la Biblioteca Nacional que son las organizaciones responsables de la aplicación del tratado. Esta tarea no fue fácil ni rápida. Fue importante no rendirse cuando una puerta no se abre, buscar alianzas que nos ayuden en esta tarea, y buscar el momento adecuado para acercarse al funcionario que toma decisiones.

Una de nuestras mayores dificultades fue que la Biblioteca Nacional, como ente rector en libros y la lectura, no respondía a la Cancillería la que le solicitaba su opinión respecto a este tratado. Por lo tanto, asistimos a una exposición en la Biblioteca Nacional, donde el Director daría una presentación. Estuvimos en todo el evento muy cerca de él y al terminar le hablamos del Tratado de Marrakech y lo importante que era que se comprometiera públicamente.

Esto fue un gran triunfo, pero no el final de la tarea.  Con el apoyo de un congresista, tuvimos que continuar hasta lograr que el instrumento ingrese al poder legislativo y asegurar que la Comisión de Relaciones Exteriores le dé prioridad y lo apruebe para que sea llevado al Pleno y se vote por su ratificación. Luego informamos a todas las bancadas de los beneficios que nos darán a las personas con limitación visual si Perú ratificaba el Tratado. También logramos que los medios de comunicación hagan suya esta causa. Para lograr que se realice el depósito del Tratado debimos continuar las comunicaciones con la Cancillería hasta el final del trámite de ratificación (depositando el Expediente en las oficinas de OMPI en Ginebra).

Para mí, el Tratado de Marrakech es una oportunidad para mejorar el acceso a la lectura para las personas con discapacidad visual, pero no sólo para recibir libros en diferentes formatos de otros países, sino también para promover la adaptación de libros peruanos para compartir nuestra literatura con otros países.

Sobre el Autor 

Mi nombre es Elizabeth Francisca Campos Sánchez, en la asociación Comisión de Damas Invidentes del Perú (CODIP), en Lima, Perú. Soy Director Ejecutivo y líder de la Campaña Nacional de Derecho a Leer.

Como Directora Ejecutiva de la CODIP y miembro activo de la Mesa Redonda Discapacidad y Derechos, que depende de la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos, la señora Campos activamente promueve los derechos de personas (particularmente mujeres) con discapacidad en Perú. Dirige proyectos de incidencia y coordina trabajo con otras OPDs y organizaciones de derechos humanos sin fines de lucro, incluyendo la dirección de un reciente módulo de capacitación de BRIDGE. La señora Campos tiene muchos años de experiencia trabajando por los derechos de jóvenes y adultos con disfunciones visuales, instruyendo sobre tecnologías asistivas y proporcionando diferentes formas de soporte técnico. Actualmente trabaja para promover la descripción de audio y el subtitulado no incrustado para personas con disfunciones visuales y auditivas. La señora Campos tiene un interés especial en la educación inclusiva y el  empoderamiento efectivo de mujeres con discapacidades en todas las áreas de la sociedad.

¿Cómo has mejorado los derechos de las personas con discapacidad?

Cuétanos tu estrategia

¡Compártelo ahora!