La implementación de la Ley para Estadounidenses con Discapacidades, promulgada en 1990, incorporó un modelo de Capacitación a Capacitadores subvencionado por el gobierno estadounidense para capacitar lo más rápido posible a muchas personas sobre los valo
Histórico collage de imágenes en blanco y negro de personas con discapacidades sosteniendo pancartas en una manifestación con mensajes tales como "No Más Negociaciones, Aprobación de la 504"

La implementación de la Ley para Estadounidenses con Discapacidades, promulgada en 1990, incorporó un modelo de Capacitación a Capacitadores subvencionado por el gobierno estadounidense

Lo Logrado 

Durante los dos años anteriores a que la Ley para Estadounidenses con Discapacidades (ADA por las siglas en inglés) fuera promulgada en 1990,  dos instituciones federales unieron esfuerzos para financiar capacitaciones lideradas por y para personas con discapacidad, sobre la implementación de la nueva ley. El Departamento de Justicia de Estados Unidos y la Comisión Federal para la Equidad de Oportunidades de Empleo (EEOC por sus siglas en inglés) financiaron una serie de Capacitaciones para Capacitadores. Inicialmente se capacitó a cuatrocientas personas con discapacidad provenientes de todo Estados Unidos. Cada participante se comprometió a capacitar a al menos otros 20 activistas, así como a miembros de la comunidad empresarial en sus estados o regiones geográficas.

Las capacitaciones empoderaron a personas con discapacidad para ejercer sus derechos, y empresas y miembros de la comunidad aprendieron cómo implementar la ley para incluir a personas con discapacidades.

Lo que funcionó 

El modelo de Capacitación para Capacitadores de la ADA funcionó y fue exitoso debido a varias importantes ideas y estrategias que pueden ser útiles en otros países.

El modelo de Capacitación a Capacitadores funcionó y en poco tiempo pudo capacitar a un gran número de personas por todo Estados Unidos. La estrategia se centró en desarrollar fuertes vínculos y en establecer un mensaje común, y utilizarlo como efecto dominó para que tantas personas como fuera posible pudieran aprender sobre los valores fundamentales de la ADA y cómo implementar la ley.

  • El proceso de selección convocó a activistas para trabajar como capacitadores. Recibir estas invitaciones fue considerado un gran honor, y el competitivo proceso de selección creó la impresión de profesionalismo y le confirió respeto a la capacitación.
  • A los interesados se les pidió invertir en la oportunidad pagando los costos de viaje y de transportación para atender a la capacitación. Dependencias gubernamentales proveyeron hospedaje y comidas una vez arribados los participantes. Los participantes tenían que faltar a trabajar, y no fueron compensados por su tiempo en las capacitaciones. Las capacitaciones se ofrecieron en 4 regiones diferentes para minimizar los costos de viaje y los tiempos.
  • A un grupo más pequeño se le invitó a participar en capacitaciones avanzadas. Después de que las primeras 400 personas completaron la capacitación, se seleccionó a 100 de estos participantes para recibir capacitación avanzada siguiendo criterios similares de selección.
  • Los capacitadores representaban a una gran variedad de discapacidades, y la solidaridad entre personas con discapacidades diversas fue enfatizada como un valor, como estrategia y como estilo de colaboración.
  • El programa de capacitación La ADA: Una Guía de Implementación, también llamado el "Libro Azul," proveyó un marco común para enseñar a otros sobre la ADA, incluyendo explicaciones de terminología, títulos, y ejemplos fácilmente entendibles. Disponibles en línea se encuentra un informe y una versión actualizada de este manual de capacitación.
  • ¡La capacitación fue intensiva! Los participantes aprendieron cada una de las secciones de la ley y tenían que demostrar su conocimiento sobre el proceso para interponer denuncias. Había talleres por las tardes después de largas jornadas de capacitación.
  • Los capacitadores se comprometieron a brindar una hora de capacitación a otras 20 personas con discapacidad y a otras 20 más de la comunidad que sería afectada por la implementación de la ley (empresas, oficinas de gobierno, etc...) A los participantes de estas capacitaciones se les pidió que se anotaran en una lista de participación, para que el número de personas capacitadas pudiera ser cuantificado.
  • Se les proporcionó un resumen de la capacitación y videos para ser utilizados en las capacitaciones en sus comunidades.
  • Las expectativas eran altas y todo mundo trabajó de manera coordinada. Se desarrolló una sensación de positiva de camaradería y de comunidad a partir de que capacitadores provenientes de diferentes entornos, experiencias y sectores de la comunidad se juntaron para entender cómo la ADA podría incrementar la calidad de vida, el comercio y las oportunidades.
  • Se desarrollaron folletos y materiales de lectura en múltiples formatos que explicaban los diferentes tipos de acomodaciones de accesibilidad, plazos, y estándares para ser compartidos tanto con las comunidades de personas con discapacidad como con la comunidad empresarial.
  • Ejemplos provenientes del "Libro Azul" hicieron que entender la ley fuera más fácil. Los ejemplos eran culturalmente apropiados e hicieron que la ley 'cobrara vida' con un entendimiento de sentido común enfocado en la inclusión y en la no discriminación.
  • Los capacitadores mantuvieron comunicación y recibieron actualizaciones a la ley.
Sobre el Autor 

Este trabajo es una compilación de testimonios históricos y perspectivas de múltiples líderes defensores de los derechos de personas con discapacidad, y momentos referenciales documentados en el en el informe anexado.

¿Cómo has mejorado los derechos de las personas con discapacidad?

Cuétanos tu estrategia

¡Compártelo ahora!