Un grupo de padres de niños con discapacidad está impulsando que la problemática de los derechos de personas con discapacidad sea incluida en la agenda nacional de Guatemala.
Varios hombres y mujeres sentados a la mesa principal con micrófonos. Personas de la prensa parados frente de ellos con cámaras y libretas.

Defensores de derechos de personas con discapacidad en una conferencia de prensa en Guatemala.

Lo Logrado 

Por más de veintitrés años hemos sido los pioneros en presionar para que haya más apoyo a servicios de rehabilitación en el sector de la educación municipal. En respuesta a la necesidad de servicios para niños con discapacidad, en 2011 una institución privada, FUNDABIEM estableció el primer centro de rehabilitación para personas con discapacidad en el municipio guatemalteco de Panajachel. Esta localidad fue seleccionada debido a su condición de proximidad geográfica, lo que favoreció la movilidad de familias con niños.

Luego en San Lucas Tolimán se funda la Asociación de Padres de Familia y Amigos de Personas con Discapacidad y es conocida por el acrónimo ASOPADIS. Todo empezó en el hogar de uno de los padres de los niños. Debido al rápido incremento de la demanda, buscamos la ayuda de prominentes líderes conocidos por apoyar la causa. Como resultado, una escuela privada decidió ayudar al ofrecernos una de sus aulas para que pudiéramos brindar continuidad de servicios y proveer terapia física y de lenguaje a un grupo inicial de menos de 15 niños.

Para ampliar nuestros esfuerzos, exitosamente hicimos alianza con la Asociación Coordinadora de Organizaciones de y para Personas con Discapacidad (ACOPEDIS), que aglutina a dieciséis organizaciones de seis de las diecinueve municipios que forman el departamento de Sololá.
ACOPEDIS es una red enfocada a localidades en donde se han establecido estrategias de Rehabilitación en Base a la Comunidad (CBR por las siglas en inglés) en lo correspondiente a salud, educación, vida social, subsistencia y empoderamiento. En ASOPADIS nuestros servicios han crecido y ahora ofrecemos acompañamiento de personas con discapacidad a citas médicas y administrativas, asesoría legal, así como una atenta vigilancia al total cumplimiento y respeto a los derechos humanos y principios establecidos en la CDPD (la cual ha sido firmada y ratificada en Guatemala).

Hemos notado mucho progreso en el estado de San Lucas Tolimán en el estado de Sololá, donde los maestros de escuelas están empezando a mostrar interés por la inclusión de niños con discapacidades. El personal de las escuelas está participando en un proceso de capacitación en educación inclusiva con el objetivo a corto plazo de establecer prácticas inclusivas en el sistema educativo, al menos a nivel local.

“La lucha frente a la indiferencia está comenzando a dar frutos. Espacios y derechos que anteriormente estaban cerrados a personas con discapacidad, están comenzando a abrirse, especialmente en el área de acceso a educación de calidad proporcionada en igualdad de condiciones tal como lo establece la CDPD.”

Lo que funcionó 

Partimos de la premisa de que la INFORMACIÓN es necesaria para que el CONOCIMIENTO pueda obtenerse, lo que a su vez origina COMPROMISO lo que ultimadamente se transforma en ACCIONES oportunas y efectivas. Esta estrategia, conocida por su acrónimo ICCA, se aplicó de la siguiente manera:

1. Promoviendo el diálogo para un activismo entre distintos agentes para abordar la problemática de los derechos de personas con discapacidad y los principios establecidos en la CDPD, así como de otras leyes del sistema legal guatemalteco. Los agentes que involucramos en estos diálogos incluye a:

Autoridades municipales.

Directores de diferentes centros educativos.

Profesionales locales como doctores, abogados, y trabajadores sociales.

Representantes de instituciones gubernamentales tales como el Ministerio de Salud, el de Educación, y el Instituto Guatemalteco de Seguridad Social.

Estudiantes y líderes comunitarios.

2. Visitando varios centros educativos en los municipios para dialogar con docentes, estudiantes y padres de familia sobre los derechos de personas con discapacidad, sobre metodologías de educación activas, y sobre el juego como principio fundamental y estrategia educacional (el juego conduce a los deportes, los cuáles son un elemento de rehabilitación social que dignifica a personas con discapacidad).

3. Estableciendo alianzas entre instituciones y coordinando otros servicios necesarios para personas con discapacidad. Por ejemplo, en el área de salud, personas con discapacidades son evaluadas por especialistas privados a muy bajo costo o de manera gratuita y buscamos la donación de medicamentos caros. En nuestro caso, el municipio nos ayudó pagando parte de el salario de los trabajadores. Esto dio visibilidad al apoyo ofrecido por autoridades en asuntos sobre discapacidad.

En la misma línea, se han formado alianzas para la participación en amplios movimientos nacionales por los derechos de personas con discapacidad. Un buen ejemplo es el trabajo que ASOPADIS pudo lograr como miembro de COGUASDI, una coalición más amplia. La Comisión Guatemalteca de Auditoría Social en Discapacidad (COGUASDI) es una coalición conformada por 13 organizaciones. La COGUASDI, incluyendo a la ASOPADIS y a otras dos redes de OPDs, trabajaron para desarrollar, obtener información, y proponer una nueva ley sobre discapacidad que fue presentada con éxito a la comisión correspondiente del Congreso en 2016.

4. Participando en redes para unificar y coordinar esfuerzos para hacer nuestras peticiones a las entidades gubernamentales apropiadas. Colaborar en redes ha traído beneficios mutuos. Nuestras organizaciones asociadas se benefician porque cada una de ellas encuentra nuevos aliados. Como red nuestra voz se escucha más fuerte de forma que las autoridades se han vuelto más conscientes y receptivas a asuntos que tienen que ver con discapacidad.

5. Participando en los Consejos Municipales de Desarrollo (COMUDES) donde se discuten los proyectos que financian los municipios. Aquí es donde se han presentado los problemas que tienen que enfrentar personas con discapacidad, con particular énfasis en la falta de accesibilidad física a lugares públicos. Hemos demandado se implementen políticas municipales sobre discapacidad, de forma que los recursos de municipios y del gobierno central puedan ser asignados para este segmento abandonado de la población. De la misma forma buscamos participar en los Consejos Departamentales de Desarrollo Urbano y Rural (CODEDE) espacio que ya funcionan a nivel estatal.

6. Participando en Mesa Técnica de Educación donde funcionarios del Ministerio de Educación, especialistas en educación inclusiva, y organizaciones miembros de ACOPEDIS discuten la situación actual de la educación. También es su objetivo establecer un modelo que comprendiendo el entorno cultural, geográfico, social, utilice los recursos humanos y financieros disponibles, aborde la situación con la finalidad de presentar los requerimientos correspondientes ante los órganos jurisdiccionales apropiados y se establezcan las políticas públicas necesarias que den respuesta a las necesidades de la población.

Sobre el Autor 

Abel Henock Azañón Urízar, Esq.

Soy un profesor retirado, miembros del consejo consultivo  y asesor legal de la Asociación de Padres de Familia y Amigos de Personas con Discapacidad (ASOPADIS), y coordinador del Proyecto Fortaleciendo  Fortalecimiento de la Educación Inclusiva en cuatro municipalidades  municipios en el estado  departamento de Sololá (San Lucas Tolimán, San Antonio Palopó, Santa Catarina Palopó, y San Andrés Semetabaj).

Soy representante de ASOPADIS en la Asociación Coordinadora de Organizaciones de y para Personas con Discapacidad de Sololá (ACOPEDIS) así como en la Comisión Guatemalteca de Auditoría Social en Discapacidad (COGUASDI).

Abajo encontrará un escrito en español sobre la ASOPADIS.

¿Cómo has mejorado los derechos de las personas con discapacidad?

Cuétanos tu estrategia

¡Compártelo ahora!